A todos aquellos viajeros le recomendamos:

Conviértete en el coach de tus empleados

Reservar en Línea

 
 

Conviértete en el coach
de tus empleados

 
 

Como empresario o directivo de una empresa grande o pequeña siempre se busca lograr una mejor productividad y un ambiente de trabajo proactivo y amigable. Lamentablemente muchas veces estos esfuerzos se ven obstaculizados por la situación anímica y emocional de los empleados. El problema no radica en que los empleados no sean capaces de realizar las actividades, en la mayoría de los casos se debe a situaciones ajenas al trabajo que pueden afectar su motivación. Es en estas situaciones donde los directivos se distinguen de los jefes normales y se convierten en líderes reales, ejerciendo el trabajo de coach con los empleados. Es cierto que en algunas empresas estas labores recaen en los departamentos de recursos humanos, sin embargo a ningún empleado le caerá mal un poco de apoyo y comprensión por lo que te compartimos 5 puntos para convertirte en coach y mejorar el rendimiento de tu empresa.

La motivación comienza en uno mismo – Un principio básico para la vida empresarial es mantener una motivación y compartirla con el equipo. Todas las grandes empresas tienen en común la fundación sobre una misión, un objetivo específico que las alentó a su creación. Toda empresa debe tener una motivación, un lugar hacia donde se quiere llegar y un deseo de mejorarse día a día. Esta cuestión de actitud es percibida por los empleados, por lo que debes convertirte en un embajador de esos sueños empresariales y contagiarlos a los empleados con la intención de incentivarlos a lograr los objetivos personales y empresariales.

Alinea los objetivos de los empleados con los de tu empresa – La mejor manera de llegar a un objetivo es si todos los integrantes del equipo trabajan para llegar a esa misma meta. La mejor manera de hacer esto es establecer objetivos bien definidos, compartirlos con tus empleados y averiguar si ellos están dispuestos y comprometidos a lograr esos objetivos asumiendo todas las responsabilidades que ese camino involucra, pero también como considerando las recompensas del éxito futuro si se logran tales objetivos. Una forma de definir estos objetivos puede ser a través del modelo SMART (eSpecíficos, Medibles, Alcanzables, con Resultados específicos en un Tiempo definido).

Conoce las motivaciones de cada uno – Para comprender que es lo que motiva a un empleado es indispensable conocerlo bien primero. Escúchalo, averigua que le gusta, cuáles son sus metas en la vida, su forma de divertirte etcétera. Después de conocerlo evalúa como esos objetivos de vida pueden caber en la empresa, encuentra la forma de unirlos al tren de objetivos y aspiraciones de tu empresa. Si logras la empatía con un buen empleado que tiene los mismos o al menos objetivos muy similares en su vida que tu empresa, habrás conseguido un aliado de confianza con el cual puedes contar indefinidamente.

Establece sistemas que incentiven la motivación – La estructura de tu empresa debe estar organizada de un modo tal que las políticas, los criterios de evaluación y rendimiento, compensaciones y planes de carrera queden claros y con opciones a mejorar si hay una productividad adecuada. Si dejas claro a tus empleados que pueden llegar lejos de acuerdo con su esfuerzo y cumples tendrás garantizada una fuerza laboral que estará buscando superarse constantemente.

Asigna responsabilidades – Hacer entender a los empleados la razón por la cual laboran en la empresa, cuales son las repercusiones de su trabajo y la importancia de su labor, harán a cualquier empleado consciente de lo importante que es su trabajo y lo motivará a realizarlo de mejor manera. Muchas veces un desempeño bajo en el trabajo puede deberse a que el mismo empleado siente que su trabajo no sirve de nada en la inmensidad de procesos de la empresa, a veces, solo recordarles la importancia de lo que hacen es suficiente para superar este bache en productividad. 

Fuente: Coaching para tu liderazgo


 

Conoce más tips y consejos relevantes.

 

 


Facebook